CONEXIÓN ESPACIAL

La experiencia de habitar un espacio se puede volver monótona y rutinaria. Nuestra relación con el espacio también tiene el potencial de ser una experiencia creativa en la que ponemos un toque de nosotros mismos y de las cosas que nos importan. De la misma manera funciona en los grupos, cuando intervenimos el espacio colectivamente, este se convierte en un ambiente colaborativo.

El movimiento, el color, las formas, la manera en la que nos ubicamos en el espacio, cómo lo recorremos y la interpretación que hacemos de ello construye las memorias que tenemos de un determinado lugar, de lo que se ha vivido, la ilusión que proyectamos de esto y de lo que sucede allí. Observarlo y vivirlo conscientemente, nos permite mudar la mirada, ver más allá de lo que creemos percibir (liberar la energía estancada) y transformarlo en lo que en realidad queremos.

¿Cómo lo hacemos?

A través de sesiones personalizadas(individuales o grupales) diseñadas como experiencias sensoriales y creativas que nos conectan con el cuerpo la mente y el espacio, las que integran técnicas ancestrales para el bienestar (como el Feng Shui, el yoga, el Chi Kung, la geometría, el péndulo universal entre otras) adaptadas al contexto y diseño contemporáneo.Todo esto con la intención de sanar nuestros espacios y de dirigir nuestra energía en pro de nuestros proyectos.